martes, 21 de diciembre de 2010

Garnachas orizabeñas

Las garnachas de Orizaba y los recuerdos de mi infancia (1).
Cómo olvidar la Orizaba de mis amores, hoy tan ignorada por el turismo y tan detenida en su crecimiento. Sin embargo allá viven mis queridos primos Alma y Domingo Torres; poco los vamos a ver, pero pronto les haremos otra visita, pues estoy pendiente de ir a darles la muchísimas gracias por el kilo de chile comapeño que me mandaron cuando se me terminaron las existencias de ese manjarroso condimento.

De esa Orizaba de la Cervecería Moctezuma, del cerro del Borrego, del Parque Llave, de la Parroquia de San Miguel Arcángel, el antiguo Palacio Municipal, construído en Bélgica por la Societé Anonyme des Foges D'Aiseau. De esa Orizaba que, con sus chileatoles y sus garnachas, sus tamalitos de natas y sus salsas de huevo (que de todas ellas hablaremos y "recetearemos" en este blog), hicieron las delicias gastronómicas mías y de toda la familia, traemos el recuerdo de las garnachas antes dichas, para que quien se anime las prepare y guste de ellas como lo hago yo. Esta receta es para las tradicionales "rojas", aunque también se elaboran con salsa verde elaborada a base de tomatillo y chiles serranos; pero esas son otras cosas que, por cierto, tambien son sabrosas.

Ingredientes:

600 Grs. de jitomate asado
Media Cebolla asada
10 Dientes de ajo
6 Chiles chipotles secos, asados, desvenados y remojados
Manteca de cerdo o aceite (o poco de aquella y mucho de este)
30 Tortillas de maiz hechas a mano
Medio Kilo de papa cocida y picada
300 Grs. de falda de res, cocida y deshebrada
1 Cebolla grande picada finamente
No se olvide la sal para la salsa y una poquita para la carne y la papa con que se "viste" la garnacha

Modo de Preparación:

Se muele el tomate con la cebolla, el ajo y el chile. En una cacerola, con una cucharada de manteca o aceite, se frie la salsa a fuego medio durante 20 minutos, o hasta que el aceite flote en la superficie. Se sazona con sal y se deja que dé unos hervores. En un sarten amplio (si no se dispone de un comal para freir) se calienta manteca o aceite y se frien las tortillas por 30 segundos solamente (cuidar que no se pase de ese tiempo, pues se echaría a perder el antojo). Se les esparce una cucharada de la salsa caliente, papa, carne deshebrada y cebolla al gusto.


Se sirven calientes y se acompañan con una cerveza bien fría (o dos) .

Receta tomada del libro "El sabor de nuestro México" de la CNIC.



Etiquetas:

2 comentarios:

Blogger lasdegar ha dicho...

Las hice solo con un poco menos de ajo y m remontaron a ese tiempo q mi abue me las hacia tan deliciosas gracias por la receta.

1 de julio de 2014, 17:14  
Blogger marco antonio aguilar vargas ha dicho...

Muy deliciosas

25 de mayo de 2016, 3:17  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal